¿Subtítulos o doblaje?

Subtítulos o doblaje, esa es la cuestión. Reconozco que pienso mucho en este tema, tanto que a mis amigos y familiares, además de algunos conocidos, les pregunto cual es su forma favorita de ver una película en lengua extranjera, y la verdad es que la pregunta la realizo bastante a menudo.

Personalmente el tema me resulta interesante debido a que es un reflejo de la evolución política y social en cada país, una fuente de información sobre que circunstancias se han dado en el desarrollo cinematográfico histórico de cada nación. En Europa, Austria, Italia, España y Alemania son los países donde un mayor porcentaje de la población se muestra reacia a los subtítulos. Curiosamente coincide que, en la época de aparición del cine sonoro, Italia sufría el régimen fascista de Mussolini, los nazis llegaron al poder en Alemania y anexionaron al país germano la vecina Austria, y desde 1939 España constituía una dictadura militar. Estos regímenes, además de la chauvinista Francia, promulgaron leyes en defensa del idioma nacional, que se plasmaron, entre otras cosas, en la implantación obligatoria del doblaje para las películas en lengua extranjera. El doblaje permitía un mayor control sobre el contenido de los filmes. Después de la segunda guerra mundial, estas naciones continuaron practicando el doblaje, y esta práctica ha llegado a nuestros días. Sin embargo, países como el Reino Unido, Noruega, Suecia, Dinamarca o el Reino de los Países Bajos no impusieron el doblaje y optaron por el uso de subtítulos para distribuir películas en lengua extranjera. Hoy en día los subtítulos son el mecanismo más usado para la distribución en los cines de películas de actores reales en lengua extranjera en países como Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Estonia, Reino Unido, Irlanda, Portugal, Grecia, el reino de los Países Bajos, Albania, Serbia, Croacia, Eslovenia, Montenegro, Bosnia, Rumanía, Bulgaria, Polonia, República Checa, Eslovaquia, Estados Unidos, Colombia, Malasia, Japón, Australia o Nueva Zelanda.
Son varios los problemas que presenta el doblaje. En primer lugar, al doblar a actores que están moviendo los labios para decir palabras en un idioma determinado, es notable que las palabras dobladas no se corresponden con el movimiento labial que originalmente ha realizado el actor para decir una palabra. En segundo lugar, la versión original es el producto del director en su máximo esplendor, sin ningún cambio extraño ni ninguna manipulación. En tercer lugar, es obligado decir que se pierden acentos y matices de la voz. Acentos como puede ser el tejano de Tommy Lee Jones en “No country for Old men”, el escocés de Sean Connery, o el acento del sur de Italia en una película italiana. Matices como los extraordinarios matices de Marlon Brando, actor que está dotado de un virtuosismo difícilmente alcanzable, si esos matices pudieran ser igualados o perfectamente copiados, estaríamos hablando de que su doblador es el mejor actor del Planeta Tierra. Al fin y al cabo, el actor original ha llevado a cabo un largo trabajo de modulación de la voz, ha repetido muchas escenas en diversas ocasiones, en las que tras varios intentos ha podido encontrar el matiz adecuado. El doblador no ha tenido que realizar ese arduo trabajo. En cuarto lugar, están los timbres de las voces. Es cierto que en España hay varios dobladores con voces espectaculares, tal es el caso de Ramón Langa, Constantino Romero, Salvador Vidal o Nuria Mediavilla, entre otros. Sin embargo también se da la circunstancia de que un mismo doblador suele doblar a varios actores, lo cual resulta un crimen artístico. Cada actor original tiene una voz ÚNICA, personal e irrepetible, y forma parte de su propio patrimonio.

Hay muchos actores que expresan toda una personalidad a través de su irrepetible voz, tal es el caso de Sean Connery con su voz grave y elegante, de Al Pacino, con su voz ronca y rota, o de Humphrey Bogart con su voz grave a la vez que rota y nasal. De la misma manera que no comprenderíamos un doblaje a José Isbert, Fernando Fernán Gómez o Gracita Morales, muchos estadounidenses probablemente no entiendan que se doble a Morgan Freeman, muchos franceses no entiendan que se doble a Gerard Depardieu, o muchos italianos no entiendan que se doble a Marcello Mastroianni. Cierto es que los subtítulos exigen ser leídos, lo cual incomoda a bastantes personas. Es cierto que se necesita práctica para poder ver una película subtitulada y perderse lo menos posible de la visualización. Pero para la gente que lee rápido es una opción factible. Lo ideal es que se ofrezcan las dos opciones, versión original subtitulada y doblaje, y que cada cual elija según sus preferencias. No se puede ni prohibir el doblaje ni tampoco se puede ignorar la versión original, que no deja de ser el trabajo completo del director. Eso sí, de lo que no tengo ninguna duda es de que el cine puro es la versión original. Ni Tom Cruise habla un castellano perfecto con una dicción perfecta ni Cameron Diaz tiene una voz de líneas eróticas, sino que habla a gritos. De la misma manera que Jim Carrey no tiene voz de adolescente.

I

Autor del artículo: rufus

Publicado el 18 de noviembre, 2011, su autor es:
hepburn. en colaboración con Chat de cine,
todos los derechos reservados.
Categoría: Articulos.
Etiquetas: , , , , Se ha visto: 3147 veces

22 comentarios

  • Escrito por helmarok el 18 noviembre 2011

    Estupendo artículo, rufus. Emhorabuena y bienvenido a cinechat.

    El doblaje funciona por tradición. Que todas las películas suenen exactamente igual y que se nos cercene la actuación real de cada actor, es una aberración que solo consentimos porque es a lo que nos hemos acostumbrado.

    Personalmente, hace varios años que no veo una sola película o serie doblada, gracias a la TDT, al DVD y a mi amado internet.

    Consumo principalmente, como la mayoría de vosotros, ficción en inglés. Mi inglés estaba aún en fase beta cuando empecé a verlas en VO, así que tenía que hacer un esfuerzo por entender el 10% lo que decían, para después traducirlo mentalmente al castellano. Los subtítulos en inglés ayudaban, ahí entendía la práctica totalidad, pero nuevamente, con el esfuerzo de esa transición mental al castellano.

    Cuando te sientas a ver una película de BRUCE, a las 10 de la noche, tras una agotadora jornada, lo último que puede apetecerte es, precisamente, esforzarte. Muchas veces me rendía y las veía dobladas… la primera vez. La siguiente la veía con subtítulos en INGLÉS. Y era entonces cuando la vesícula biliar me daba el toque de atención. ¿Cuantos juegos de palabras me estaba perdiendo? ¿Cuánta parte de la obra original me estaban mutilando? ¿Cuantas morcillas en forma de doblaje creativo me estaban colando*?

    Como casi todo lo que vale la pena, lo bueno, cuesta.

    Paulatinamente fui saltándome el primer visionado doblado para pasar directamente a LO BUENO. Y temía perderme algún detalle por culpa de mi pobre inglés pero… ¡milagrosamente mi inglés mejoraba! Comprendía lo que decían sin apenas mirar los subs y no tardé en darme cuenta de que la fase en que traducía mentalmente al castellano había desaparecido. I was thinking in English!

    Como todos los conversos, ahora soy de los más devotos. A día de hoy me resulta imposible ver algo doblado. Me chirría el tímpano del mismo modo que lo hacía en su día la ficción sin doblar. Mi inglés ha mejorado de forma definitiva a pesar de no haber pisado una academia en mi puta vida; disfruto de las versión que los autores quisieron hacer y no de la que nuestros simpáticos dobladores nos quisieron matizar*; soy capaz de ver episodios de series recién saliditos del horno sin necesidad de la espera de subtítulos, así como películas muy minoritarias para las que ni siquiera existen. En fín, mi postura sobre el debate creo que queda clara.

    Hagan el esfuerzo, merece la pena.

    *Sirva el ejemplo presentado en este maravilloso artículo de mi admiradísimo Nacho Vigalondo: http://blogs.elpais.com/nachovigalondo/2007/02/los_mejores_mom.html

  • Escrito por TARKOVSKI el 18 noviembre 2011

    Con mis felicitaciones, de entrada y por esta vez, excepcionalmente, tanto a Rufus como a Helmarok, este último por su brillante matización al respecto de la adquisición de competencias en lenguas extranjeras a través del visionado de películas en v.o. con subtitulos, una de las carencias, endémicas, del ciudadano español, al menos hasta la fecha presente. La distribución de películas en el idioma correspondiente de todos los países fue un objetivo en el Hollywood de la época en rodaje simultáneo de varias versiones de una misma película, contando con actores de dichos países y utilizando los mismos decorados de la original, incluso partes del metraje. Una idea que se desechó prácticamente enseguida: era evidente que en los países hispanos, por ejemplo, todo el mundo prefería ver a Bela Lugosi, en su rol de Drácula que a un tal Carlos Villaría. Se impone, pues, estamos en la II República española, por parte de Hollywood un doblaje profesional a sus películas, antes de ser distribuidas en España. ¿Quién doblaba las películas? Personas formadas, no en suelo español, sino en Francia, donde varios estudios de Hollywood montaron su sede europea al efecto para formar futuros profesionales del doblaje de todos los países. Técnicas americanas para potenciales buenas voces. Al finalizar nuestra Guerra Civil, el doblaje, ya en suelo español, pasa a ser obligatorio, tras la “publicación” de un Real Decreto que nunca llegó a publicarse, en realidad, pero que se cita constantemente por otras órdenes ministeriales posteriores, esta vez sí publicadas de manera fehaciente, todo un misterio del régimen de Franco y del BOE de la época, constituyéndose pues, dicho Real Decreto en el único Real Decreto “verbal” del que se tiene constancia en toda Europa. El doblaje obligatorio respondía a dos objetivos: por un lado, el estrictamente comercial. Hay que situarse en el contexto de la época y la apabullante tasa de analfabetismo funcional en España: una película doblada era asequible absolutamente para todo el público, no así su distribución en v.o. con subtítulos. Por otro lado, al férreo control ideológico impuesto por el binomio iglesia/estado. El doblaje permitía manipular, a voluntad, todos los diálogos “inoportunos” de las películas. Hay numerosos ejemplos, a vuela pluma sirvan los siguientes: la inmensa mayoría de las películas de Bergman (donde las dudas existenciales de los protagonistas son sustituidas por una profunda fe); Mogambo, de John Ford, uno de los ejemplos más surrealistas de la moral de la época: era preferible un incesto a, nada menos, que un adulterio. El emperador del Norte, obra maestra absoluta de Robert Aldrich donde el impresionante Ernest Borgnine, ese revisor de tren que nadie quisiera conocer, al caer finalmente del mismo, evidentemente muerto, clama, en un diálogo inexistente que volverá para vengarse del vagabundo Lee Marvin. Algo parecido a la magnífica La Huida de Sam Peckimpah: una voz en off, inexistente por supuesto en la original, avisa de que la pareja protagonista, al lograr cruzar a México con un formidable botín, “fue detenida a las pocas horas”. Las películas de los Hermanos Marx son ejemplos de diálogos absolutamente inventados, posiblemente por guionistas españoles, dado que con frecuencia los diálogos entre los hermanos eran absolutamente intraducibles. La lista de ejemplos sería desbordante, pero no puedo dejar de mencionar como se elimina el pasado republicano de Rick, en Casablanca y sobre todo el bochornoso “idioma indio”, cargado de infinitivos, absolutamente inexistente en las películas, por ejemplo, de John Ford.
    Es evidente que la censura ya no existe en España, pero el doblaje, con frecuencia, realiza patéticas “adaptaciones” a los matices idiomáticos que lucen los actores en la versión original de la película, caso de que los protagonistas sean de varias nacionalidades. Todos hemos oído con frecuencia ese “español afrancesado” tan inexistente en la versión original como aún más ridículo al sonar en la boca de uno de los protagonistas. Los matices idiomáticos suelen formar parte de la propia trama de la película. La desaparición de los mismos puede volver, vía doblaje, la trama en incomprensible. Un ejemplo reciente sería Vicky Christina Barcelona, de Woody Allen.
    La única razón para que el doblaje siga perdurando es la que siempre ha existido, con censura o sin cesura: la estrictamente comercial. Los omnipresentes estudios de Hollywood han presionado diversas veces, en cuanto han escuchado rumores por parte, generalmente, de los/as ministros/as responsables de Cultura al respecto de eliminar el doblaje, dado que entienden y no andan equivocados, que el público que lleva décadas y décadas visionando películas dobladas, difícilmente iban a aceptar su exhibición en versión original. Se tiene constancia de planes firmes en la ya lejana época de Pilar Miró, absolutamente fallidos por presiones de Hollywood y actualmente, vía Gabilondo, como ministro de Educación, que habría apostado firmemente por la eliminación absoluta del doblaje.
    Digamos que el doblaje es una tradición social, desde luego poco cultural, en España. Su eliminación, que es evidente que se va a producir tarde o temprano, no debe ser abrupta, sino progresiva, hasta que las películas dobladas tengan el mismo espacio que tienen ahora las que se distribuyen en v.o. con subtítulos, es decir, absolutamente minoritarias, a efectos exclusivamente de personas que por diversos motivos no puedan leer los subtítulos, como puede ser el caso de personas ciegas sin competencias en la lengua extranjera correspondiente. Como bien comenta Helmarok, la supuesta “dificultad” para leer los subtítulos es una simple cuestión de hábito. En todo caso, bastarían unas pocas películas para comprender algo obvio, evidente: ninguna voz profesional del doblaje puede sustituir a la voz original de un actor o una actriz profesional. La voz, para entendernos, forma parte de la interpretación de ese actor o de esa actriz. Si no escuchamos su voz, sino otra voz que hemos escuchado en centenares de otras películas, por otra parte (el caso de Constantino Romero, por ejemplo), no estamos asistiendo a la interpretación de ese actor o esa actriz, sino a una suerte de parodia o débil reflejo de la misma. He puesto este ejemplo algunas veces: ¿qué voz profesional, en Europa, podría doblar a Pepe Isbert? Traslademos este razonamiento al inimitable Marlon Brando. A Meryl Streep, a modo de ejemplo, en La decisión de Sophie. A Jack Nicholson en el doblaje bochornoso de El Resplandor. A cualquier película en definitiva. No estamos asistiendo a la película, tal como fue concebida, sino a un pálido reflejo de la misma. En definitiva, el futuro del doblaje debe ser el siguiente: todas las películas se distribuirían en v.o. con subtitulos y un muy pequeño porcentaje de las mismas, como ya he comentado, dobladas y exhibidas en alguna que otra sala. Es evidente que sí se doblarían las películas de contenido eminentemente infantil. Es una deuda que tenemos para con nosotros mismos, para equipararnos como ciudadanos con los países más avanzados del entorno europeo, al facilitarnos, muy rápidamente, de forma exponencial, no sólo el conocimiento de las películas tal como han sido concebidas (repito, asistimos a la proyección de “otra” película, no la original), sino además, tangencialmente, unas competencias en lenguas extranjeras absolutamente esenciales en un mercado laboral cada día más competitivo. Ver una película doblada es, finalmente, como en vez de leer a Thomas Mann, leer un extracto de diez páginas de La Montaña Mágica. O un resumen de algún libro de García Márquez. O ver sólo un trozo de las obras pictóricas de los impresionistas, en ningún caso el cuadro completo de ninguno de ellos. O ver solamente la nariz de El Pensador, de Rodin. Etc., etc. Nos lo debemos a nosotros mismos, por encima de todo, como espectadores y amantes del cine. Un abrazo.

  • Escrito por ginetenocturno el 18 noviembre 2011

    Aqui tienes bastante info sobre el doblaje y opiniones muy variadas.

    http://www.foroseldoblaje.com/foro/viewtopic.php?f=18&t=2890

    y aqui un audio curioso pequeño homenaje radiofonico a Paul Newman antes de su muerte con la intervencion de su voz española.

    http://www.cadenaser.com/actualidad/audios/escuche-ventana-particular-homenaje-paul-newman-junto-jaume-figueras/csrcsrpor/20070528csrcsr_12/Aes/

  • Escrito por Dora el 19 noviembre 2011

    Felicitaciones a rufus por su artículo, me ayuda a comprender más el porque de ver una pelicula en versión original, asi como los comentarios aportados por helmarock y esta vez si… a Tarko, me hace entender que si teneis razón que al doblar una pelicula se pierde la expresividad de ese actor, aparte de que entiendo que nunca por buen doblaje que se haga, nunca hay las mismas frases que en la original, pero hay que comprender también que sin el doblaje aún habria menos personas en este país que veria cine (yo una de ellas) pues se me hace muy dificil leer y ver las expresiones y todo el contenido de una pelicula…si estoy por una cosa se me escapa otra y además la mayoria de personas que tenemos más de medio siglo en este pais, de idiomas sabemos poco, sino os seguro que las veria todas en versión original.Repito, gracias por vuestras aportaciones, igual gracias a ellas un dia de estos igual me animo a ver alguna. Besosssss

  • Escrito por TARKOVSKI el 19 noviembre 2011

    Lo he recordado después y no me resisto a reseñar la película: What’s up Lily? (Lily, la tigresa), originalmente, un filme japonés de espionaje titulado Kagi no kag y que Woody Allen remontó y fundamentalmente, volvió a doblar, con un grupo de amigos, logrando como es lógico hacer irreconocible el filme original, logrando a todos los efectos, otra película, completamente distinta. Un delirante experimento cinematográfico que se comercializó incluso con un cierto éxito y creo que absolutamente singular, no me consta algo similar. Sería divertido que todos/as aportaramos/as anécdotas surgidas del doblaje, en este foro, que puedan conocerse. Abrazos.

  • Escrito por helmarok el 20 noviembre 2011

    El cine oriental sufre particularmente en el doblaje.

    A veces es algo inherente a la película: una mezcla de géneros tan loca como The Host, con su humor negrísimo, en ocasiones naive, si no se escucha con sus ENFÁTICAS interpretaciones originales, sencillamente no “hace gracia”. No conozco a una sola persona que la haya visto doblada y le haya gustado. Esa proporción cambia radicalmente para los que la han (hemos) visto en VO. Sin entender lo que dicen, el escuchar CÓMO lo dicen es importante. No es una cuestión de actuación, es idiomática ¡Probad a poner Shin-Chan en VO!

    Claro, que no hace falta entrar en esos matices, tenemos ejemplos en los que el desprecio a la VO roza lo delictivo. Así, en el doblaje de la comedia Kung Fu Hustle (Kung-fusión), una de las películas CHINAS mas taquilleras de la historia, consideraron que doblar a los personajes con acentos CATALÁN, GALLEGO o ANDALUZ, era una buena idea…

    Por último, un ejemplo que me dejó descolocadísimo en su día. En Dersú Uzalá (pelicula de Kurosawa, pero rodada en Ruso), una de las líneas más famosas de la versión en castellano es:

    “El sol es nuestro padre, pero a veces nos portamos mal y llora”

    Recordad los que la habéis visto, Dersú en la puerta del refugio mirando al cielo.
    Pues bien, esa frase, ¡no existe ni remotamente en el original! Cuando digo ni remotamente, es que Dersú ni siquiera era sentencioso. Respondía a una impertinencia de uno de los soldados burlándose de éste; a lo cual, el resto respondía con una CARCAJADA. Esa carcajada está, por supuesto, silenciada en la versión doblada. Si tenéis una copia a mano, comprobadlo: ¡los soldados se están partiendo de risa!

    Hablo de memoria así que siento no ser más preciso, pero recuerdo haber hecho en su día algún googleo sin dar con una respuesta a ese cambio tan demencial.

  • Escrito por ginetenocturno el 20 noviembre 2011

    Un punto de vista desde el lado de algunos actores de doblaje… Y del de Hitchcock!

    http://www.youtube.com/watch?v=4pecuh5XG_E&feature=related

    Este otro enlace es un pequeño homenaje a grandes voces españolas de enormes estrellas del cine. ¡joder qué recuerdos!

    http://www.youtube.com/watch?v=qMrFSnhWXM4

    Y este ultimo enlace es sin duda el mejor:

    http://www.youtube.com/watch?v=Jeekzbmm8Ys

    XXDDD

    El cine es magia, disfrutadlo doblado, disfrutadlo no doblado. En cualquier caso que cada cual lo haga a su manera.

    PD: Yo lo disfruto en ambas.

  • Escrito por bela _adjany el 20 noviembre 2011

    Rufus, con tu acertado artículo has tocado un tema realmente interesante y siempre de actualidad.
    Como en muchos otros aspectos de la vida se presenta la dichosa dualidad, películas en V.O si, películas en V.O no, y como siempre solucionar el problema con esa disyuntiva extrema es un error. El doblaje es imprescindible para que todo el mundo pueda acceder al 7º Arte, cierto que contamina la película, pero no deja de ser un mal menor, anécdotas aparte.
    Puestos a pedir, lo mejor sería, que las salas ofrecieran la opción de ver la película en V.O, lo cual, tal como está el panorama eónómico hoy en día, es dificil que el empresario del cine pueda dar esa solución, por lo tanto solo disfrutaríamos de dicha ventaja con las películas que se editaran en DVD y soportes similares. Yo voto porque absolutamente todo el cine se edite en DVD, así nos harían felices sin dudarlo…¡¡¡Qué placer ver esas películas que no pudiste o no quisiste ver cuando la pasaban en aquel festival,o poder ver una y otra vez, esa película que te parece redonda en tu casa, sin los petardos de la butaca de al lado que te ponen de los nervios con su mala educación !!!¿no? además potenciaríamos esa otra industria prima hermana de la primera, que a su vez se enriquece con los “extras” que la mayor parte de los DVD ya añaden en su menú, y que en mi opinión resultan interesantísimos.
    Visionar una película en su idioma original es realmente bello, pero a no ser que todos fuéramos políglotas, ese goce es del todo imposible, ya que no todo el cine es inglés o francés, ¿que pasa con el cine sueco , iraní, japonés, etc …?
    Además la industria del doblaje
    crea numerosos puestos de trabajo, que para muchos actores es su “modus vivendiª.
    La verdad es que fustra bastante, saber que te estás perdiendo parte del trabajo tan elaborado de muchos actores, pero también es cierto que hay doblajes estupendos que aportan sutilezas a la interpretación original del actor, y por supuesto, repulsa total al doblaje teñido de censura. Se que es una utopía lo que voy a decir, pero la política debería estar al margen del arte, seríamos más felices…o no ¿quién sabe?
    En fin Rufus, has abierto, con tu artículo, un debate muy interesante. Gracias
    Adiós amigos.

  • Escrito por bela _adjany el 20 noviembre 2011

    Ginetenocturno, genial los comentarios que nos pones de “La ventana”. Ahora me entero de que Robert Refort tenía la nariz operada,y como dice la locutora, si que hace gracia que al hablar con el actor del doblaje ROGELIO, parece que estuvieras escuchando a Paul Newman….¡somos pura química!

    Yo también soy MAS de Paul Newman que de Robert Refort(en contra de lo que piensa mi hermana),es de ese tipo de personas que piensas que lo tiene todo,QUÉ MIRADA, POR DIOS! pero la voz la tiene mucho mas bonita Rogelio, las cosas como son.

  • Escrito por rufus el 20 noviembre 2011

    Es curioso, estuve viendo el doblaje de “No country for old men” y Javier Bardem estaba doblado por otra persona. Hasta cierto punto había oído que él se doblaba a si mismo en las películas que rueda en otros idiomas. Pero no es el caso de “No es país para viejos”, donde le dobla un locutor cuya voz escuchamos en muchos anuncios. También sé que no simpatiza excesivamente con el doblaje, hace poco estuvo en Madrid con Penélope Cruz y se les vio en un cine en versión original.

  • Escrito por Omega el 21 noviembre 2011

    Voy a ser muy breve, y lejos de hacer un comentario sobre el contenido de un artículo que es espeso, y a la par, muy digerible; te quiero dar las gracias, porque con el, he tenido la oportunidad de descubrir cosas que ignoraba y a la vez, de ver el valor de unas palabras que has sido escritas con mucho acierto y seguro que con toda ilusión. Enhorabuena Rufus.

  • Escrito por TARKOVSKI el 21 noviembre 2011

    Buena referencia, Helmarok, con Kung-fusión. Para ser justos, deberían haber llevado directamente a la cárcel a todo el equipo de doblaje. Esta película, tal como está doblada es absolutamente delirante. No recuerdo la anécdota en relación a la pelicula de Kurosawa, nunca la vi doblada, pero consultaré, por curiosidad.
    Un aspecto que hemos omitido, muy curioso, es el siguiente: al eliminar los diálogos originales, hace décadas, se eliminaba al mismo tiempo, también, la música de la película y cualquier otro sonido. La música que escuchamos en no pocas películas dobladas, según la época, no se corresponde en absoluto con la música original de la película. Es otra música o incluso peor, la misma no estaba ahí en la original. Echad un vistazo, para quién tenga estómago, a la versión doblada de Tener y no tener, de Howard Hawks, por ejemplo. Música que no está ahí y cuando está ahí, no sólo no es la música original, sino que además está absolutamente fuera de contexto. Observad también los movimientos de los labios de los actores. En fin, lo dicho, esta práctica aberrante es de esperar que tenga sus días contados, si los planes anunciados por los Ministerios correspondientes al fin se llevan a cabo. Abrazos.

  • Escrito por helmarok el 21 noviembre 2011

    Al final de Lost in Translation, los dos protagonistas se despiden en una escena que supone el clímax y a la vez muerte de su relación. Se funden en un beso tras haberse SUSURRADO las últimas palabras de despedida. La escena, beso incluido, fue improvisada por los actores y es COMPLETAMENTE INAUDIBLE en la versión original.

    Sofía Coppola tuvo la hermosa idea de reservarles estas últimas palabras a los personajes, en lo que es un misterioso y sugerente SILENCIO.

    ¿He dicho silencio?¿Por qué dejar ambigüedades que puedan estimular la imaginación del espectador y provocar innecesarias especulaciones?

    A LA MIERDA CON LOS FINALES ABIERTOS. Si se están diciendo algo, se están diciendo ALGO.

    En la versión doblada, lo que se escucha, sí, es bajito y susurrante, pero a la vez NÍTIDO, consistiendo en una despedida formularia SIN AMBIGÜEDADES.

    Pero no tendrán el valor de cambiar el final así,¿verdad?. Ha sido tan solo una cagada de la mezcla de sonido; lo han puesto más alto y más claro de lo que debían, pero al fin y al cabo es ESO lo que se dicen en la versión original… ¿no?

    Dos apuntes para los escépticos y para las almas bienpensantes:
    – En el guión no pone línea alguna, tan sólo pone “susurros” (whispers).
    – Utilizando avanzadas técnicas de realce de audio, se han conseguido intuir las (anecdóticas) palabras de esa escena: http://www.youtube.com/watch?v=xgkZHHKSYzQ. NO, no tiene nada que ver con la versión española.

    Así que ya ven, amigos, ese “incómodo” vacío de la VO, está en el doblaje, irónicamente, FOUND IN TRANSLATION.

    Ay… necesito mi MOMENTO SANTORI.

  • Escrito por rufus el 21 noviembre 2011

    bela _adjany se nota que no has escuchado mucho a Paul Newman porque su voz es infinitamente más bonita que la de Rogelio Hernández. Rogelio Hernández está pasando una grave enfermedad, esperemos que pueda recuperarse.

  • Escrito por ginetenocturno el 21 noviembre 2011

    Rufus:

    Javier Bardem no sabe doblarse, seguramente por eso ya no se autodobla.

    Lo mismo le pasó a Antonio Banderas que al principio se doblabla a si mismo hasta que se dio cuenta él mismo que no lo hacia correctamente y que desentonaba demasiado, por lo que delegó las funciones a su desde hace tiempo voz española habitual, Salvador Aldeguer.

    Fijate en la escena que tiene Bardem en Collateral en la que se dobló él mismo, no es que sea una voz mas o menos bonita es que parece que esta leyendo la lista de la compra. Y a Banderas le sucedia exactamente lo mismo.

    saludos

  • Escrito por Alice_Ayres el 21 noviembre 2011

    Enhorabuena por el artículo Rufus. Yo también estoy totalmente a favor de la versión original. ¿Cómo imaginarnos a una espléndida Sofía Vergara con su acento colombiano en Modern Family? O la importancia de los acentos en Inglourious Basterds (ya sólo en el título se hace una mención al acento bostoniano, anticipándonos la importancia de los acentos en el argumento, sobre todo en la escena del teatro). Y por no hablar de Meryl Streep, con su gran gama de acentos: desde la polaca en La decisión de Sophie, hasta la condesa de Memorias de África, pasando por la emigrante italiana en Los puentes de Madison o la pija y jefa malvada en El diablo se viste de Prada. Se me ponen los pelos como escarpias el imaginarme el doblaje de My Fair Lady, por ejemplo. Doblar la película es cargarse literalmente la película. En fin, que podría poner mil ejemplos pero creo que ha quedado clara mi postura. 🙂

  • Escrito por TARKOVSKI el 22 noviembre 2011

    Ay, las canciones dobladas. Mencioné la cárcel para los dobladores de Kung-fusión. Proclamo la guillotina para “esos” que doblaron, como bien dice Alice, My Fair Lady, Sonrisas y Lágrimas, alguna canción, creo recordar de Cantando bajo la lluvia y en general las magníficas voces (Broadway es Broadway y nada parecido hay en España) de las canciones de cualquier película musical. Lo de Lost in Translation, que observo con sorpresa que, a pesar de todo, tiene sus admiradores es un concepto cultural. Y es que en España, los espectadores con esto de las sutilezas, aspectos sugeridos, finales abiertos, semiótica en general, como que no. Abrazos.

  • Escrito por carlos el 22 noviembre 2011

    http://eduman-documentales.com/voces-en-imagenes-espanol-documental-online/

    a quien le interese si no lo ha visto que mire este documental sobre la profesion del doblaje que ademas no lo teneis que descargar y podreis ver sus caras por si alguna vez habeis sentido cueriosidad de como seria el doblador de tom hanks o el de samuel l jackson por poner 2 ejemplos.Hablan los dobladores mas famosos del cine español sobre su profesion y el origen del doblaje y segun cuentan los propios dobladores fue durante la republica debido al descenso de exportaciones a europa de peliculas de la paramount.saludos

  • Escrito por bela_adjani el 24 noviembre 2011

    POR ALUSIONES: Rufus, no es cuestión de que haya oído poco o mucho la voz de Paul Newman, sino mas bien de gustos.
    Saludos

  • Escrito por rufus el 25 noviembre 2011

    También es destacable mencionar que en algunas producciones europeas sea utilizaba el doblaje ya de por sí en la versión original, es el caso de películas como “El Bueno el feo y el malo” “La muerte tenía un precio” “Por un puñado de dólares”, donde actores que no hablaban italiano eran grabados hablando en inglés y luego doblados al italiano. Incluso ellos luego tuvieron que doblarse a sí mismos otra vez para la versión inglesa. Se nota que estan doblados, porque sus bocas se mueven en la pantalla para hablar en inglés. También ocurrió un caso similar en Calle Mayor, con Betsy Blair. Y en varias producciones italianas y españolas, como “Tristana”, donde Catherine Deneuve no hablaba español y tuvo que interpretar en francés (me imagino) y luego doblada. Para mí , el cine cuanto más humano mejor, pero por mucho que no me guste esa práctica, muchas películas europeas que han realizado esa forma de hacer los filmes no dejan de ser grandes películas.

  • Escrito por TARKOVSKI el 27 noviembre 2011

    http://www.elimparcial.es/cultura/la-industria-del-doblaje-audiovisual-se-defiende-89323.html

    Tal enlace es interesante. Se ven las opiniones al respecto, del ministro de Educación, Gabilondo así como González Macho, presidente de la Academia del Cine, ambos sin dudas acerca de su eliminación. Las voces discrepantes, es obvio, los miles de dobladores en España, profesionales o no. De algo hay que comer, es evidente.

  • Escrito por bela _adjany el 3 diciembre 2011

    Ginetenocturno esos enlaces que nos has puesto me han encantado, y oir a todos esos actores de doblaje, ver como son ellos y sin embargo que voz tan impresionante tienen te hace quedarte con la boca abierta.
    Gracias ginete
    Un saludo
    Rebecca

Comentarios, críticas, opiniones.


nuevo