EL CINE JAPONÉS EN 10 PELÍCULAS

*Un sentido homenaje a un país cuyo cine nos ha dado muy buenos momentos

Historia del último crisantemo (1939), de Kenji Mizoguchi

Mizoguchi es el cineasta de la mujer. La mayoría de sus películas tratan el tema del sacrificio y la generosidad de la mujer ante el egoísmo del hombre. Su estilo estaba basado en planos-secuencia muy largos. Ya en los años 30, mucho antes que Orson Welles dirigiera Ciudadano Kane, Mizoguchi ya utilizaba con maestría –y a mi juicio mejor- la profundidad de campo.
Historia del último crisantemo es una película sobre el teatro kabuki. Un actor es denostado por su familia tras una mala actuación y tan sólo gracias al tesón y el cariño de la mujer que lo ama con abnegación consigue volver al teatro y ser un gran actor. Una vez logrado el éxito, se olvida de la mujer que le ayudó a conseguirlo.
En la película se da la ambivalencia entre lo oriental y lo occidental, el pasado y el mundo moderno. Por eso, cuando un personaje desgarrado tiene que buscarse a sí mismo, huye de Tokio para refugiarse en las tradiciones del viejo Japón. Una vez que se ha encontrado a sí mismo, regresa a triunfar a Tokio.

· Cuentos de Tokio (1953), de Yasujiro Ozu

Ozu es un director difícil para el espectador occidental. Es considerado por los expertos como el más japonés de los directores japoneses. Siempre colocaba la cámara muy baja, a la altura de una persona sentada en un tatami. Sus planos eran muy largos y estáticos en la mayoría de los casos. Sus historia solían ser sencillos dramas familiares y entre sus temas predilectos estaba el conflicto generacional, el enfrentamiento entre el Japón antiguo, anterior a la II Guerra Mundial y el Japón más moderno, el de la posguerra y que tan influenciado estaba por el colonialismo americano. Cuando uno de sus personajes representaba el Japón antiguo Ozu lo mostraba vestido con kimono y cuando uno de sus personajes representaba el Japón más actual lo vestía con ropa occidental. Aunque soy consciente de que a veces cuesta entrar en sus películas y de que los occidentales nos perdemos gran parte de las referencias culturales de su cine, hay algo que hace que comparta su sensibilidad y eso hace que Ozu desde hace años esté entre mis 4 o 5 directores favoritos de siempre.
Cuentos de Tokio narra el conflicto generacional entre unos padres que acuden a la ciudad a visitar a sus hijos y unos hijos ocupados y egoístas que apenas les prestan atención. La única que empatiza con los ancianos padres es Noriko, la nuera de un hijo que murió en la guerra. El regusto que tiene por entrar en la intimidad entre padres e hijos es en el fondo la defensa de la tradición y los valores que representaba la generación anterior.
Uno de los momentos más emocionante de la historia del cine es cuando Chisu Ryu, ese padre que perdió un hijo en la guerra, le habla a su nuera, la guapísima Setsuko Hara, viuda de su hijo:

-La verdad es que era un chico muy testarudo. Demasiado. Espero que no te hiciera sufrir.

· Puerta del infierno, La (1954), Teinosuke Kinugasa

La puerta del infierno es una muy entretenida película mediaval con triángulo amoroso incluido. Los directores japoneses siempre han sido maestros en el uso del color y Kinugasa saca mucho partido a unos colores muy pálidos. Está rodada de manera muy envolvente y su puesta en escena es de una gran suavidad. Es una película que se va cerrando sobre sí misma, ya que comienza como una gran película épica, pero poco a poco se va centrando en sus tres personajes principales hasta que al final se plantea una historia de amor-desamor muy intimista.

· Siete samuráis, Los (1954), de Akira Kurosawa
Kurosawa siempre ha sido considerado el más occidental de los directores clásicos japoneses. Siempre fue un admirador del mejor cine americano, considerando a John Ford como el maestro de los cineastas. Buena prueba de su “occidentalidad” es el hecho de que varias de sus películas fueron adaptadas en Hollywood en clave western. A mi juicio fue, junto a Orson Welles, el cineasta que mejor ha sabido adaptar a Shakespeare. Adaptó Macbeth en Trono de sangre y El rey Lear en Ran. También dirigió excelentes policíacos como Los canallas duermen en paz y El infierno de odio, y una de las más bellas historias de amistad que ha dado el cine: Dersu Uzala.
Los siete samuráis es un cine épico de lleno de emoción, narrado con una belleza visual sublime y un vigor narrativo que te deja pegado a la butaca. Cada uno de los siete protagonistas representa las siete características esenciales de los samuráis: Kanbei (Takashi Shimura) liderazgo, Gorobei (Yoshio Inaba) respeto, Shichiroji (Daisuke Kato) compañerismo, Katsushiro (Ko Kimura) entusiasmo, Kikuchiyu (Toshiro Mifune) capacidad de aprendizaje, Kyuzu (Seiji Miyaguchi) maestría en el arte de la lucha y Heihachi (Minuro Chiaki) alegría. Estos samuráis que retrata la película son seres desarrapados que viven en la miseria y que sobreviven porque mantienen como una quimera ese sueño lejano de lo que fueron en el pasado. No solamente han perdido su rango en la corte de los grandes señores feudales, sino que están dispuestos a luchar por una causa noble pero por una recompensa miserable: una taza de arroz.

-Estoy preparando una misión. No nos dará fama ni dinero. ¿Quieres unirte a mí?

· Más allá, El (1964), de Masaki Kobayashi

El más allá es una espléndida película fantástica y de terror. Es muy hermosa visualmente, tiene un maravilloso uso del color, muchos silencios, escasísimos diálogos y la mayoría de las veces la acción la pone la voz del narrador. Está dividida en cuatro diferentes historias: Pelo negro, La mujer en la nieve, Hoichi y En la taza de té. Hoichi es el mejor cuento de los cuatro. Es muy largo, dura 80 minutos, y en sí mismo es una película. En mi opinión es, junto a El fantasma y la sra. Muir, una de las mejores películas de fantasmas que se han hecho. Un maravilloso diálogo resume la esencia de la película:

-Nunca he visto el barco fantasma, ¿de verdad existe?
-Sólo es real para los que creen que lo es.

· Lluvia negra (1989), de Shoei Imamura

Reconozco que Imamura no es del tipo de director que a mí en principio más me gusta. Era muy amante de los excesos, de las historias escabrosas en las que a menudo se regodeaba, pero a finales de los 80 y comienzos de los 90 hizo tres películas seguidas que me gustan mucho: Lluvia negra, La anguila y Doctor Akagi. Lluvia negra está tristemente de actualidad en estos días ya que “la lluvia negra” a la que alude el título son las partículas radiactivas que dificultaron la vida de millones de japoneses tras el cobarde lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki por parte del ejército americano. Es una de éstas películas que los pedantes no dudarían en etiquetar como “de visión obligada”.

· La princesa Mononoke (1997), de Hayao Miyazaki

Considerado un verdadero genio en su país, Miyazaki cuenta con verdadera sensibilidad y de manera muy poética historias mágicas llenas de encanto. Entre sus mejores películas se encuentran Mi vecino Totoro, El viaje de Chihiro, Ponyo en el acantilado, pero la más hermosa para quien escribe es La princesa Mononoke, una bellísima historia que narra la eterna lucha entre las fuerzas de la naturaleza y el ansia destructora del ser humano.

· El verano de Kikujiro (1998), de Takeshi Kitano

Kitano es conocido por ser un cineasta de historias duras, secas y violentas, como Hana-Bi, Violent Cop o Brother pero su película que siempre más me ha gustado es El verano de Kikujiro, la historia de un niño de 9 años que parte en busca de su madre, a quien no conoce, con la ayuda de Kikujiro, un huraño y déspota ex yakuza que no parece ser la compañía adecuada para un niño de esa edad. Entre ellos se establecerá un estrecho vínculo de cariño a medida que caminan juntos por los solitarios caminos polvorientos de Japón.

· Audition (1999), de Takashi Miike

Miike nos cuenta en Audition, con la frialdad de un entomólogo, una de las historias más crueles y terroríficas a las que he asistido como espectador. Se nos sumerge poco a poco, sin prisas, en un universo pérfido y malsano. Nada es lo que parece en esta joya del cine japonés cuya media hora final te deja con la garganta seca y un nudo en el estómago.

PD: Sí, no me he equivocado, al final son 9 las películas que he elegido de otros tantos directores. He decidido que esta lista de 10 se quede en 9 para que cada uno de vosotros pongáis en vuestros comentarios esa décima película que tanto os gusta y yo no he incluido.

Autor del Articulo:  Hank Worden

Publicado el 12 de abril, 2011, su autor es:
hepburn. en colaboración con Chat de cine,
todos los derechos reservados.
Categoría: Articulos.
Etiquetas: , , , , Se ha visto: 1685 veces

16 comentarios

  • Escrito por jackito el 12 abril 2011

    Pues cumpliendo el deseo de monsieur Worden añado la decima pelicula que es… EL HOMBRE TRANQUILO. Siempre he pensado que es una obra maestra universal. saludos cordiales.

  • Escrito por jackito el 12 abril 2011

    Perdon. Se me olvidó la cita que acompaña cada pelicula.
    cuando bebo agua bebo agua… cuando bebo whiskie bebo whiskie ¡
    saludos (bis)

  • Escrito por Moloko el 12 abril 2011

    Impecable, pero no le echeis muchas flores, q luego tendremos que soportarlo…

  • Escrito por Moloko el 12 abril 2011

    XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    (por aquello de que batir el record de comentarios)

  • Escrito por Irudi el 12 abril 2011

    Muy buen artículo Zabal, escribes de maravilla y me ha encantado tu lista.
    Mi película es “Trono de sangre”. Me fascinó la primera vez que la ví y es una de mis películas favoritas. No solo es la mejor adaptación cinematográfica de una obra de Shakespeare si no que además es una película sublime: la maravillosa música de Sato, el bosque que avanza sobre el castillo, las telarañas, las flechas y su lluvia, y la sangre… sobretodo y por encima de todo la sangre.

    Muxu bat!!!!!!!! Y zorionak por tu articulazo!!!!

  • Escrito por Sra Danvers el 12 abril 2011

    En mi humilde opinión.Creo que “VIDA DE OHARU” de Kenji Mizoguchi,se merece estar en esta lista.

  • Escrito por sayisa el 13 abril 2011

    Pues mi pelicula es la de “El castillo ambulante” del mismo director que la princesa,ese director es impresionante y tiene peli muy buenas como tambien el viaje de chihiro,es una de mis peliculas favoritas.Me encanta el articulo.:) bsts

  • Escrito por CineClub el 13 abril 2011

    Vivir (Ikuri) 1952.De Akira Kurosawa.
    El cine japones que bueno es.
    Me gusta el cine contemplativo.

  • Escrito por tarantino el 13 abril 2011

    El cine asiático no es de mis preferidos, aunque si me gustan varias películas de terror, pienso que en América consideran al cine asiático de terror como su especie de cantera, pero bueno mi preferido es Takeshi Kitano y la decima película que pondría yo sería Zatoichi, con esas dos geishas magníficas, ese punto dramático y a la vez cómico de la película y por supuesto ese gran final, el que mucha gente aun no ha pillado sobre si es ciego o no el personaje.

  • Escrito por hepburn el 13 abril 2011

    Mi pelicula favorita japonesa es Dersu Uzala, esa pelicula pausada y hermosa que nos recuerda hoy mas que nunca la necesidad de estar en paz con la naturaleza. Habla de solidaridad, de amistad y de otros valores ancestrales considerados exóticos en nuestros tiempos.

    Gracias Hank

  • Escrito por nick el 13 abril 2011

    Un gran y necesario artículo. Me ha gustado tanto que ni haré ni un comentario sobre la inclusión de audition en esa exquisita lista.

    Sin duda la décima peli deberia ser ” Cuentos de las cuatro estaciones a la luz de una vela” del injustamente olvidado Hiroshi Harayama. Una verdadera maravilla de narración contemplativa hecho toda ella con sombras chinescas ( por paradojico que sea eso en una peli japonesa). Todo eso sin mover la cámara ni un centimetro. No por nada Harayama es junto con Kurkovski el denominado maestro del movimiento estático perpetuo.

    En fin, podría seguir horas pero no os quiero abrumar con mis conocimientos. Otro día, más

    PD: la peli 10 b godzilla, sin duda

  • Escrito por Elías el 13 abril 2011

    No he visto las nueve. De las que he visto me gustan todas menos las de Kitano (director que me parece infumable)De Hirokazu Kore-eda hubiera metido alguna como Nadie sabe o Still Walking, por meter alguna de directores japoneses actuales, pero Kitano nunca. El verano de Kikujiro es peor que Sufre mamón de los Hombres G.Sospecho que hay dos docenas de directores japoneses contemporáneos más interesantes que Kitano.
    Por lo demás, muy bien, pero no te felicito porque lo de Kitano lo echa todo a perder. Es encomiable el esfuerzo pero te ha faltado un grado más de inspiración. No obstante, valoro tu con entrega, convicción, fe, seguridad. empeño y tesón a la hora de escribir un artículo que merece la pena leerlo.

    Gracias, hank, pero no te felicito.

  • Escrito por Lia el 14 abril 2011

    Estupendo artículo Hank. Me quedo con la Princesa Mononoke, que preciosidad de peli, que historia tan bonita y que música tan maravillosa.

    ANIMO JAPÓN!!!

  • Escrito por El Malvivido el 14 abril 2011

    Hay que ver qué poco transitado está Japón, ojalá se acaben pronto los terremotos.

    Flipo con la faceta intelectual de Nick (después de todo no está relleno de serrín) y estoy totalmente de acuerdo con Elias respecto a Kitano.

    Saludos

  • Escrito por Capo el 15 abril 2011

    Me ha costado leerlo sangre, sudor y lagrimas, ¿ha merecido la pena?, bueno chaval te lo has currado, no me cabe la menor duda, los discipulos van progresando, el mentor esta contento con el buen uso de tu linguistica en este texto jajaja, bien guipuchi, bien

  • Escrito por sheila el 10 noviembre 2011

    Audition es coreana!

Comentarios, críticas, opiniones.


nuevo