HOY NO ES AÑO NUEVO

Pero tengo un propósito. Hoy esterilizaré mi mente. ¿Y por qué? preguntaréis. Yo os lo explico. Ayer estaba yo en mi postura acostumbrada (las posaderas bien plantadas en el sillón, el brillo de una pantalla parpadeante en mi rostro narcotizado…) participando, por enésima vez, en un tour por las avenidas cinematográficas de mi nostalgia cuando el doctor John Hammond dirigiéndose a dos maravillados paleontólogos dice aquello de “Bienvenidos a Jurassic Park”, desplegando un mundo de maravillas ante sus invitados, como un entusiasta Willy Wonka. En ese momento, mientras la música de John Williams nos acuna en nuestra regresión a la infancia, entramos en la fábrica de chocolate, y la mirada maravillada de Alan Grant, es la nuestra. Pero ayer sucedió algo. Ayer el doctor Grant me miraba a mí, a través de mí, y no le gustó lo que vio. “Hay algo feo ahí dentro, muchacho” pareció decirme.

sam neill

De un tiempo a esta parte, una de mis preocupaciones como cinéfilo ha sido rastrear el sendero abierto por las grandes aventuras, por la gran fantasía, siguiendo las huellas de King Kong (el original, no su vástago anabolizado), de Harryhausen, del coloso de Rodas a la pandilla del monstruo, del “Necesitamos un barco más grande” al “Como desees”… tratando de descubrir en qué momento, cómo y por qué nos desviamos del camino. Ayer Alan Grant me dio la respuesta. La llevaba dentro. Como una vaina membranosa crecida de esporas extraterrestres que enquista mi corazón, un vegetal que crece a la sombra. Lo llaman cinismo.

Abrid el periódico, mirad por la ventana, contemplad a vuestros compañeros de trabajo, fijaos en su gesto al bostezar, ¿qué es, sino una invitación a que el cinismo se apodere de su día? Y así va conquistando todas las facetas de nuestra vida, hasta atreverse a invadir un terreno que hasta entonces tenía vetado; hoy ni siquiera la infancia está a salvo de su influjo. Ya nos encargamos nosotros de que así sea, destruyendo sus ilusiones con la excusa de que les preparamos para enfrentarse al mundo. Poco a poco se ha ido infiltrando en el tejido social hasta el punto de que nos parece una parte más de nuestra realidad cotidiana. Inevitable, natural. “Es lo que hay” suele decirse mientras los hombros se encogen y las sonrisas se tuercen.
Ni siquiera el cine es una excepción, esa expresión artística que debería permitirnos soñar despiertos ha sido arrastrada al mismo pudridero donde, revolcándonos en nuestro desencanto y autocompasión, pretendemos reírnos de ello. Lo que antes nos maravillaba, ahora es motivo de mofa y, desgraciadamente, me atrevo a afirmar que hoy no existe un Bastian capaz de salvar Fantasía, y la emperatriz de los sueños se quedará huérfana de nombre.

la historia interminable2

Pero… ¿acaso es la nostalgia cegándonos, o realmente se han dejado de hacer ese tipo de películas? Evidentemente, hay excepciones a la regla, pero lo triste es precisamente su condición de excepcional. Películas que abracen honestamente la inocencia y la ingenuidad como Stardust o Super 8. La primera pasó totalmente desapercibida y sólo unos pocos nos acordamos de ella, la verdadera y única heredera de La princesa prometida. La segunda quedó tachada de maniobra comercial y manipulación de la nostalgia por una época pasada, y con ese estigma pasará a los anales, si lo hace. Recaudación en taquilla… ¿estamos de broma? No, hoy la gente quiere ver más “realidad”, hasta en algo tan, en principio ajeno a ésta como es el cine de superhéroes… ahora deben estar anclados en el mundo real.

Pero, ¿qué entienden por realidad? Ésta es su respuesta; La realidad es oscura, sucia y hostil. En la realidad todo el mundo arrastra un trauma en su interior, y los héroes… esos son los más torturados. En la realidad la gente feliz no existe. Salte de ese esquema y serás tachado de banal, de naif, de poco inteligente. Diréis que siempre ha habido cinismo, que el intelectual amargado siempre fue el amo del cotarro, y los caprichos del enfant terrible remueven los cimientos del mundo del arte a su antojo. Pero incluso en un género de tradición tan cínica como el cine de terror, esto ha cambiado. Antes el personaje puro, bueno, sin dobleces (y virginal, rémora de las desviadas convenciones morales de la época), era quien sobrevivía a la amenaza. Ahora son los primeros en morir, de hecho cuanta menos misericordia tenga el que pergeñó la historia con sus personajes, mejor. Y nosotros les reímos la gracia, desde nuestra casa, eso sí, el cine ha dejado de ser una experiencia colectiva, en parte porque es más fácil compartir sueños que miserias. Hasta las películas de animación deben tener su parte “adulta” (sinónimo de “real”, y ya hemos visto la concepción que existe de lo que es “real”)

No pretendo erigirme en guardián de la moral, ni soy fan de la papilla edulcorada, esa golosina artificial, que nos pretenden embutir desde algunos medios como antídoto a esta negatividad imperante. De lo que soy fan es de la diversidad. Y desde aquí rompo una lanza para que la ingenuidad vuelva al cine. A nuestras vidas. Si crecer significa perderla, ya no quiero mis petit suisses.

La vida puede ser una mierda, pero igual que yo no seré quien rebata esa afirmación, ¿quién puede negar que también está salpicada de momentos sublimes? Muchos de esos momentos los he vivido frente a una pantalla en una sala oscura. No sé vosotros. Yo renuncio a perderlos.

Autor del Artículo: Fuckovski

Publicado el 13 de Junio, 2013, su autor es:
hepburn. en colaboración con Chat de cine,
todos los derechos reservados.
Categoría: Articulos.
Etiquetas: , , , , Se ha visto: 697 veces

19 comentarios

  • Escrito por Lia el 13 Junio 2013

    Fuckovski eres un romántico 😀

  • Escrito por Amante de Olvido Hormigos el 14 Junio 2013

    Conmovedor fuckov, me has traido muchos recuerdos ya que Jurassic Park fue la primera película que vi en el cine yo solo, la pandilla del monstruo fue la primera que alquilé en un videoclub (quería alquilar Gremlins 2 pero estaba cogía) y todavía estando con los colegas hablando de películas míticas de nuestra infancia suelto con la voz de Frankestein el “de coña”. Y curiosamente ayer revisioné junto a mi padre “La muerte tenía un precio” que la echaron en la 1 y durante un momento viendome sentado en el sofá junto a él me vino a la mente cuando veíamos esa misma peli o “Por un puñado de dolares” o “El bueno, el feo y el malo” todos juntos una tarde de domingo. Solo el cine es capaz de hacerte sentir eso y hacerte olvidar por un rato de toda la mierda que nos rodea hoy en día.

  • Escrito por Zabaltegi el 14 Junio 2013

    Suscribo hasta la última coma del artículo de Fuckovski. Enhorabuena.

  • Escrito por el ruso al uso el 14 Junio 2013

    Zabal, yo me he maravillado con la coma del párrafo 36: ”evidentemente, hay excepciones a la regla…”. Es una coma magnífica, estremecedora, a la par que discreta y comprometida. Podría decirse que es una coma socialdemócrata. Nunca mejor ubicada como en este texto. Sí.

    Nostalgia. No tengo muy claro de que Socool hable de eso ni creo que el cine actual sea menos inocente que el de antes.
    Me lo he leído a toda hostia después del enésimo intento de cobrar una deuda y aún no he tenido tiempo de reflexionar sobre ello, pero el otro día comentábamos él y yo en este foro ‘Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket’ y si no recuerdo mal hablábamos de lo bien que estaba la peli. A mí me pareció un film como los de nuestra horná. Entretenido, mágico, vital, inocente, si ¿por qué no?. Al fin y al cabo la pureza no es algo que se pueda fabricar, es algo que está en la mirada del espectador. Y viendo cómo las nuevas generaciones de mi familia disfrutan maravilladas del cine, de los dibujos o de los libros, he de decir que la pureza no ha muerto.

    Recuerdo El Mago de Oz y el proceso de rodaje. A Judy Garland le vendaban las tetas para borrar todo rastro de madurez. Los enanos eran explotados, incluso creo recordar que muchos eran niños. Niños explotados.
    El dinero condicionaba de una manera brutal este rodaje y sin embargo nada de eso se percibe en el resultado final. Es un generador de fantasía para mentes ávidas de aprender y crecer, pero creada por un puñado de productores avariciosos que lo único que veían en ella era el símbolo del dólar y el sonido de la caja registradora.

    El medio, la genética, las crisis monetarias y otra serie de ‘catastróficas’ circunstancias se encargarán de convertirnos en seres amargados pero nunca nunca nunca conseguirán borrar por completo un último rastro de inocencia, una cierta capacidad de fascinación, que nos sorprende en ocasiones, en forma de ligera sonrisa esbozada al ver, por ejemplo, a Meryl Streep ridículamente atemorizada por la vida y devorada por sanguijuelas asesinas. A ella, que había sido una intrépida aventurera en el pasado.

    En esos momentos sonreímos y pensamos: ”a mí no me sucederá”

  • Escrito por hepburn el 17 Junio 2013

    Llegados a este punto, solo nos queda preguntarnos si es el cine lo que ha cambiado o han sido nuestros ojos. Quizá esa inocencia y esa fantasía que añoramos, se han perdido como lagrimas en la lluvia.
    Pero yo no pierdo la esperanza de volver a la sala oscura y salir con una sonrisa.

  • Escrito por El Nadador el 18 Junio 2013

    Nena, te aseguro que si entras en una sala oscura a disfrutar, la inocencia será lo primero que pierdas. Y a cambio te puedes llevar unas cuantas ETS… XDD

    Anoche vi “It’s love I’m after” y llegué a la conclusión de que el modelo social que se les daba a los estadounidenses en 1937 era bastante cruel. Alta Comedia ambientada en el Teatro y la Alta Sociedad. Aún así, parece que ver en pantalla un lujo que jamás podrían alcanzar animaba a la población yanquee.
    La peli es divertida y está bien escrita y es una oportunidad de ver a Leslie Howard y Bette Davis en papeles de comedia. La verdad es q ambos están cínicamente desternillantes.
    Olivia de Havilland está como siempre, dulce y bella y enamorándose una vez más de un Ashley Wilkes que, la verdad, no sé qué le veían las mujeres de la época, era francamente feo aunque heroico -murió en accidente aéreo durante la guerra frente a las costas gallegas. hay un monumento que lo acredita, con una foto en plan galán de cine- y buen actor.
    He tenido la oportunidad de verla en V.O., con lo que el placer se multiplica por dos.
    Highly recommended!!

  • Escrito por TARKOVSKI el 18 Junio 2013

    El esfuerzo siempre merece un aplauso, más allá del resultado, por penoso que sea. El artículo, que intenta desprender inútilmente un existencialismo nihilista utilizando la dicotonomia nostalgia versus cine palomitero, comete el mayor de los errores posibles: hablar de Jurassic Park como si tal película tuviera el más mínimo mérito cinematográfico para optar a la nostalgia cinéfila. ¿Deterioro de las neuronas vía ingesta masiva de palomitas? Sin duda. No obstante, la referencia a Harryhausen, recientemente fallecido, merece sin duda un aplauso a ese esfuerzo fallido, en la medida que es evidentemente el desconocimiento, en el artículo, de este inmortal creador de efectos especiales. No recurriré al tópico de aquellos famosos esqueletos de Jason y los Argonautas, prefiero el que se enfrentaba a Simbad y su princesa acompañado de los acordes de Bernard Herrmann. ¿Nostalgia? Solo aquella que pueda devenir de los grandes clásicos del cine, ese cine de autor que desapareció de las pantallas por culpa, precisamente, de Lucas y Spielberg. A partir de ese momento, el cine solo tuvo un objetivo: los teenagers y sus palomitas. Pero siempre nos quedarán los clásicos y aquellos grandes actores y actrices. Cualquiera de estas últimas, daría mil vueltas en belleza y talento a cualquiera de las actuales, por otra parte. Con mis saludos y felicitando al autor por su esfuerzo.

  • Escrito por Amante de Olvido Hormigos el 19 Junio 2013

    Aplaudo el esfuerzo de Tarko, una persona de su escasa inteligencia ha conseguido escribir muchas líneas.

  • Escrito por The Observer el 19 Junio 2013

    El esfuerzo es sólo para ir al baño… cosa que está clara que Tarko no hace muy amenudo. Veo en este comentario la típica actitud (aptitud ninguna)de conseguir un poquito de atención y protagonismo. Tu expresión libre en este caso es igual que que ver la firma de un manazas del aerosol encima de un graffiti bien construido. Deseando estoy de verte elaborar algo grato a la vista del personal. Saca algo de ti que no sea lo que no eres capaz de dejar en el baño.

  • Escrito por TARKOVSKI el 19 Junio 2013

    Gracias, Amante y The Observer, por ese derroche de retórica de altos vuelos y fundamentación epistemológica. Vosotros, no haced caso a los comentarios que a buen seguro os vociferarán por la calle cada día, sois el futuro. Saludos.

  • Escrito por Zabaltegi el 20 Junio 2013

    No estoy nada de acuerdo con los argumentos expuestos por Tarkovski.

    Jurassic Park no es mi película favorita de Spielberg, pero reconozco “mérito cinematográfico” (sic) en la habilidad del director para crear suspense en la secuencia del primer ataque del T. Rex (¡qué gran banda de glam rock). Para la historia ha quedado el plano del vaso temblando ante las sacudidas que las pisadas del T. Rex producen en el suelo. Spielberg tuvo muchas dificultades para conseguir el temblor deseado en el líquido. Probó infinidad de trucajes pero no acababa dando con el efecto deseado. Al final, a un miembro del equipo de rodaje se le ocurrió la idea de usar un enorme altavoz a fin de que las ondas que la música produce dieran con el efecto que se buscaba; y así se hizo.

    Me gustaría saber cuáles son esos grandes autores clásicos del cine de autor cuyas películas salieron de las pantallas por culpa de Lucas y Spielberg. Precisamente estos dos cineastas fueron los encargados, dos décadas después de la caída del sistema de estudios, de revitalizar antiguas fórmulas cinematográficas, como, en el caso de Lucas, los seriales de aventuras galácticas (Buck Rodgers y Flash Gordon fueron dos de los más conocidos) y, en el caso de Spielberg, películas de género al viejo estilo. La caligrafía cinematográfica de ambos bebe de grandes clásicos del cine ante los que seguramente haces genuflexiones (John Ford y David Lean son a mi juicio las mayores influencias estilísticas de Spielberg y Akira Kurosawa la de Lucas).

    Por último, afirmas que actualmente el cine tan sólo tiene como objetivo las palomitas y los teenagers. Pues bien, me he permitido confeccionar una lista de tan sólo algunas de las películas que en 2012 se han estrenado en los cines Príncipe (un complejo multisalas con 8 pantallas) de la ciudad de San Sebastián.

    La dama de hierro,
    The Yellow Sea,
    Juan de los muertos,
    Las olas,
    La noche más oscura,
    Los descendientes,
    Albert Nobbs,
    Arrugas,
    The Turin Horse,
    Shame,
    La invención de Hugo,
    Mi semana con Marilyn,
    Fausto,
    Año de gracia,
    El otro lado del espejo en la guerra de Nicaragua,
    Los idus de marzo,
    Tenemos que hablar de Kevin,
    El exótico hotel Marigold,
    Redención,
    Grupo 7,
    Take Shelter,
    La pesca del salmón en Yemen,
    Las nieves del Kilimanjaro,
    Martha Marcy May Marlene,
    Adiós a la reina,
    Un amour de jeunesse,
    Miel de naranjas,
    Moonrise Kingdom,
    Red State,
    La delicadeza,
    El irlandés,
    Elena,
    Café de flore,
    Hara-Kiri muerte de un samurai,
    The Deep Blue, Sea,
    Blancanieves,
    Looper,
    Argo,
    En la casa,
    El festín de Babette (reposición),
    Holy Motors,
    César debe morir,
    El capital,
    De óxido y hueso,
    Amor es todo lo que necesitas,
    Las sesiones…

  • Escrito por El Nadador el 20 Junio 2013

    Zabal, aplausse

    ¿Qué significa epistemológico? Lo siento, es que soy subnormal y no puedo procesar tantos conceptos viejunos en la misma frase…

  • Escrito por TARKOVSKI el 20 Junio 2013

    Zabaltegi… “John Ford y David Lean son a mi juicio las mayores influencias estilísticas de Spielberg y Akira Kurosawa la de Lucas” ??????
    Chico, si cualquiera de esos clásicos del cine que citas levantaran la cabeza, te enterraban bajo tierra no sin antes darte un merecido baño de cal viva. Seré condescendiente y supondré que has pasado una noche de agitada fiebre por ingesta masiva de palomitas. Esa salud, cuídate hombre, que después vamos por ahí delirando…

  • Escrito por Zabaltegi el 21 Junio 2013

    Sí, reconozco que pasé una mala noche, pero no por la ingesta de palomitas. En cualquier caso, gracias por tu interés.
    Creo que el siguiente documental será de tu interés:

    http://www.youtube.com/watch?v=X3D0gXATSIY

    Saludos.

  • Escrito por Zabaltegi el 21 Junio 2013

    Perdón, se me olvidaba la referencia a David Lean. Aquí tienes el enlace:

    http://www.youtube.com/watch?v=CYrvnCE3EqU

    En ambos casos se muestra y demuestra empíricamente la influencia de Ford y Lean en el estilo de Spielberg. Con tan sólo ver los primeros minutos de ambos documentos es suficiente.

  • Escrito por Elías el 21 Junio 2013

    No entréis al trapo, ¿de verdad creéis que se puede ser tan gilipollas como Tarkovski? … Está simulando.

    Ya quisiera Tropokovski escribir un artículo tan bueno como el de Fuckovski.

  • Escrito por TARKOVSKI el 22 Junio 2013

    Zabal, sigues delirando y no eres consciente de ello, que es aún peor. Si te gusta la crítica cinematográfica y concretamente la semiótica en el cine, que es el tema de fondo, te recomiendo la lectura sistemática de la revista Dirigido Por…; bibliografía a utilizar, recomendada, a vuela pluma: Georges Sadul, Gubern, Goldman, entre otros. Las aseveraciones, en relación a la semiótica y su evolución en la historia de lo que antes se llamaba el séptimo arte, necesariamente pasan por un conocimiento profundo de la historia del cine y de un consenso entre especialistas. Nunca del simple visionado de un solo documental, como es lógico. Ánimo y buena lectura, de verdad que leer es apasionante, te lo aseguro.

  • Escrito por Zabaltegi el 24 Junio 2013

    Me rindo.

  • Escrito por TARKOVSKI el 24 Junio 2013

    ¿Ya, tan pronto?

Comentarios, críticas, opiniones.


nuevo