LOS GENTILES NO SABEN PREOCUPARSE

El mero hecho de que la vida es absurda obliga al individuo a crear significados propios. Por inmensa que sea la noche, es preciso que aportemos nuestra luz”
Stanley Kubrick

Y la vida sigue siendo absurda pero Kubrick aportó su luz.

Rodó 13 largometrajes y 4 cortos, de algunos de ellos no quiso saber nada con el paso del tiempo. Nació en el Bronx en una familia judía y de clase media. De su padre hereda dos aficiones: el ajedrez y la fotografía. Fue fotógrafo para la revista Look. Jugó al ajedrez donde juegan los ventajistas, los campeones de partidas rápidas, los pintas. Admiraba las películas de Max Ophüls y a Napoleón Bonaparte. Tuvo esposas. Hijas. Gatos. Le gustaba el baseball. También le gustaba hablar de cosas trascendentes como la muerte, el infinito, el origen del tiempo… Le fascinaban las maquinas. Profetizó que el 2001 sería una odisea pero prefirió no comprobarlo y falleció el 7 de marzo de 1999. Se fue sabiendo que para muchos la última película que dirigió, sería leyenda. Leyenda del cambio de los siglos. Leyenda de un Nueva York rodado en suelo inglés. Leyenda de unas máscaras. De una música.

En una ocasión dijo que si no hubiera sido director de cine le hubiera gustado ser director de orquesta, y en cierta manera también lo fue. Porque todas las músicas que él usó dejaron de ser de quienes las compusieron para pasar a ser suyas. El trío para piano en mi bemol no es ya puro Shubert sino puro Barry Lyndon. Los naipes, las velas, los ejércitos. Esa luz extraña en cada fotograma.

La “Novena Sinfonía” es de Beethoven para el mundo, pero cuando la oigo pienso en Alex y sus dragos. Pienso los batidos de leche en la sala Korova y en los chicos malos, guapos y atroces.

Pocos sabían cómo había hablado Zaratustra hasta que le habló al mono armado de 2001, odisea en el espacio. El monolito. El Danubio Azul. El hueso que se transforma en nave especial en un raccord insuperable, inimitable. Inolvidable. Dios. La evolución. Hal, el ordenador. El que tiene miedo y recuerda viejas canciones.

Stanley Kubrick. Pesimismo y egocentrismo. Control férreo sobre sus obras. Perfección suma. Estrategia. La posibilidad de error no era nunca contemplada.

Murió sin saber que el teléfono rojo no sonaría para que Occidente volase hacia Moscú sino hacia Kabul. Sexo, violencia, muerte, paralíticos nazis y una canción, volveremos a vernos…

¿Volveremos?

Soliviantó naciones. Senderos de gloria estuvo prohibida. Y es que había que tomar esa colina, esa posición inexpugnable. No había que tomarla por nada en especial, sólo por la gloria de los generales. En la guerra todos los caminos conducen a la misma locura.

Soliviantó a mucha de la gente con la que trabajó. Es un mierda con talento, dijo Douglas. Quizá tenía razón… Pero Kubrick hizo que nosotros también fuéramos Espartaco.

Soliviantó a quienes nunca han comprendido que las ninfas existen para ser amadas.

Soliviantó a aquellos cuyas obras utilizó como base de sus películas. Stephen King, filmó su propia versión porque nunca aceptó El Resplandor con el pasillo largo, el extintor, el triciclo, las niñas que Kubrick le robó a Diane Arbus para que susurrasen aquello de “para siempre, siempre, siempre”. Un hacha. Una ola de sangre. Un laberinto.

Stanley Kubrick. El poder y su estrategia. La vida con sus luces, sus quiebros, sus guerras. Sus duelos. Su lenguaje.

Kubrick y la biología, la tecnología, la teología.

Y los atracos perfectos.

Kubrick y la guerra. Un Vietnam recreado en las afueras de Londres. En las marismas del Támesis. Plantas de plástico de Hong Kong. Diez cámaras rodando a la vez y un enemigo invisible.

Kubrick y el Cine o como dejamos de preocuparnos y aprendimos a creer una vez más en las películas.

Stanley Kubrick.

Nos enseñó que el universo es algo extraño que podemos imaginar. Nos enseñó que los senderos de la gloria solo conducen a la tumba. Nos enseñó al diablo de la violencia. Nos enseñó a experimentar el terror. Nos enseñó que no sabemos nada de nosotros. Nos enseñó que si el mundo nos vence una vez, hay que seguir luchando y que acabará por sucumbir.

Kubrick se despidió del mundo entre máscaras, bailarines húngaros, calles húmedas, lolitas pálidas, reinas de la noche en la morgue, una mujer que sueña y acusa y un hombre que vaga perdido.

Como nosotros.

Autor del Artículo: Irudi

Publicado el 14 de septiembre, 2011, su autor es:
hepburn. en colaboración con Chat de cine,
todos los derechos reservados.
Categoría: Articulos Clásicos.
Etiquetas: , , , , Se ha visto: 661 veces

22 comentarios

  • Escrito por hepburn el 14 septiembre 2011

    Maravillosa semblanza de un director incapaz de dejar a nadie indiferente. Creo que me replantearé mi opinión y revisionaré sus films en busca de este hombre que describe Irudi. Quiza no supe encontrarle tras la luz deslumbrante de la estrella que le adjudicaron.
    Un abrazo, Irudi.

  • Escrito por sterimar el 14 septiembre 2011

    Ole mi niña,que pedazo de articulo…sin palabras…..

  • Escrito por Moloko el 14 septiembre 2011

    Volverán las oscuras golondrinas
    en tu balcón sus nidos a colgar,
    y, otra vez, con el ala a sus cristales
    jugando llamarán;
    pero aquéllas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha al contemplar,
    aquéllas que aprendieron nuestros nombres…
    ésas… ¡no volverán!

    G.A. Bécquer

    Nostalgia cinéfila da paso a Nostalgia Cinéfila. Interesante semblanza de uno de esos genios perturbados por su propia magnificencia.
    Vivía encerrado en su mansión, cercada por una finca rodeada de muros inexpugnables y jamás salía de allí. ¿Mito o realidad? Quién sabe. En un (falso?) documental sobre las mentiras de la llegada del hombre a la luna, contaban que kubrick había rodado las escenas míticas de “un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad” en un gigantesco plató y desde entonces vivía amenazado por los poderes fácticos, temerosos de que se fuese de la lengua, de ahí su encierro… no sé, me parece que forma parte del dichoso mito, nada más, pero por si acaso dejo el dato.
    En todo caso, es una personalidad particular, una mente megalómana y perfeccionista, forzosamente alejado de la realidad, como tantos otros “genios” que deben estar a la altura de su leyenda, como Welles, Dalí, Socool, … y que, por tanto, deben ser ante todo unos excéntricos de los cojones y comportarse como seres atroces.
    Mi pregunta es: hace falta ser gilipollas para ser un genio?.
    Quedan sus películas, estimables algunas. Yo me quedo con 2001, (aburrida pero fascinante, prodigio del diseño de producción y comeollas de adolescentes de instituto, anda que no debatimos sobre el significado del monolito entre porros y cañas) y dos películas más pequeñas: la magnífica Atraco Perfecto y Senderos de Gloria.
    Me hubiera gustado ver IA dirigida por él, pero no pudo ser.

    Irudi, para ser vasca eres muy poética, tía. Pa mi que tus genes no son 100% como los de Arzalluz, jajajaja

    Besos para todos.

  • Escrito por tarantino el 14 septiembre 2011

    Genio, está entre mi top 5 de directores favoritos. Un tipo que machacó psicologicamente a Shelley Duvall llegándola a humillar en público para que esa cara angelical mostrase ese miedo y fatiga que tenía en gran parte de el resplandor. Otra anécdota es que le propuso a Lee Ermey (el sargento de artillería Hartman en la chaqueta metálica) no coincidir en los ensayos, descansos, comidas, etc con el resto del reparto para que no existiera ningun tipo de empatía entre ellos y así las caras de los soldados mostrasen un miedo, respeto, asombro ante los insultos y humillaciones del sargento a los futuros marines. Senderos de gloria, la naranja mecánica, el resplandor, la chaqueta metálica, etc, verdaderos peliculones. Pero sin duda la película que se lleva la palma en cuanto a diálogos se refiere es la chaqueta metálica: “si coño me gustas tanto que te invito a mi casa a tirarte a mi hermana” “en Texas solo hay a vacas y maricones recluta cowboy y tu no te pareces mucho a una vaca asi que ya sabemos lo que eres” “no sabia que una mierda pudiera ser tan alta” “tu chuparías hasta una pelota de golf metida en una manguera” “no me gusta lo de Lawrence, solo los maricones y marineros se llaman Lawrence, desde hoy serás el recluta Patoso” “eres tan feo que podrías estar en un museo de arte moderno” y sobre todo ese último minuto, ese final, esa canción de unos tipos que habían pasado los últimos años de su vida matando. Plases Irudi

  • Escrito por vanilla el 14 septiembre 2011

    Un placer leerte Irudi, gracias nuevamente por tus artículos

    Saludos!

  • Escrito por Frank_Martin el 15 septiembre 2011

    -Kubrick está MUY sobrevalorado.

    -Chuck Norris le metió el deo en el ojo a Mourinho.

  • Escrito por Capo el 16 septiembre 2011

    Un director, que francamente o desgraciadamente, no me emociona lo sufiente, aunque considero La chaqueta metalica y atraco perfecto como obras maestras.

    Enhorabuena mi vasca preferida por el articulo.

  • Escrito por DORA el 16 septiembre 2011

    Irudi maja, ya nosé si lo tuyo es que amas el cine…o es que sabes escribir como los ángeles. Aún y no entendiendo, además de no ser gran amante del cine, cuando leo un artículo tuyo se me hace cortísimo, ameno, poético…etc. Tu escribe más, que me encantan. Besossssssssss

  • Escrito por TARKOVSKI el 16 septiembre 2011

    Valga por delante que alabo el esfuerzo del artículo. Es indudable que Kubrick fue magnífico en muchas de sus películas, no en vano, varias de ellas forman parte común de la memoria cinéfila de muchas generaciones (no tanto de las actuales). Lugar de referencia es 2001. Lo fue durante bastante tiempo La naranja mecánica, quizás muy envejecida; por desgracia, la violencia como forma de enajenación del individuo se ha extendido socialmmente a propios y extraños. Nunca lo ha sido una película tan extraordinaria como Barry Lyndon, fracaso comercial y con una tibia acogida crítica. Sigue siendo un lugar común, para el que aún crea que la guerra es una forma colectiva de enajenación mental, Senderos de Gloria, que vimos tardíamente en España. Quizás también ese Atraco Perfecto, con ese Starling Hayden tan desaprovechado por el cine. Ha dejado de serlo su Lolita, quizás porque la época en que se rodó la película no permitía toda la expresividad erótico/maníaco/sensual/fetichista de la que hace gala el desgraciado protagonista. Desde luego, omito toda la última parte de su filmografía, absolutamente fallida y poco interesante, particularmente “eso” que se estrenó como su última película (aunque el desnudo de la Kidman, como reclamo comercial desesperado de la Sony, tiene su aquel). ¿Sobrevalorado? No lo sé, ojalá la inmensa mayoría que se estrenan en cartelera tuvieran un ápice de esa cámara vibrante, violenta, expresiva que persigue a Kirk Douglas en Senderos de Gloria. En fin, con mis felicitaciones, faltaría más, a Irudi, por su esfuerzo. Saludos..

  • Escrito por Omega el 17 septiembre 2011

    Soy la menos indicada para hacer un comentário, pues no entiendo de cine; pero Kubrick me encanta( nunca olvidaré La Naranja Mecánica; era una cria cuando la vi y me impactó) Tu comentario muy bueno,muy espeso, muy elaborado y a la vez, muy digerible y sobre todo, con mucha información para mi. Un saludo.

  • Escrito por Elías el 19 septiembre 2011

    No estoy capacitado para hablar de Kubrick y casi de nada. Tan sólo señalar la prosa desnuda, sencilla, transparente de Irudi que nos ilumina sobre el turbio, en ocasiones opaco, el pagano Stanley, vamos.

    No sé escribir, si más dilaciones, acabo.

    Irudi, tus genes pueden ser como los de Unamuno.

    Besos.

  • Escrito por Profesor Miyagi el 19 septiembre 2011

    No sé de cine pero no me gusta Kubrick. No me gustan los maniáticos ni los cerebrales.
    En cambio, sí me gusta Irudi, y más si cabe sus artículos.
    A Tarkovski le diría sin acritud, y con mi brazo apoyado amistosamente sobre su hombro, que no hay que alabar el esfuerzo de Irudi sino su maravilloso resultado.
    A Elías le diría que está capacitado para hablar de Kubrick y de muchos cineastas más pues es uno de los mayores cinéfilos de cinechat.

    Saludos

  • Escrito por TARKOVSKI el 21 septiembre 2011

    Estimado Miyagi (apoyando el brazo en el hombro este): vale tanto el esfuerzo, como el resultado. El camino que se recorre, con frecuencia, con sus vaivenes, dudas, búsqueda de fuentes de información, calibrar palabras y que cada una de ellas encuentre su ubicación exacta, esa reseña imprescindible, ese título que debe superponerse sobre otros… si, qué duda cabe, es más intenso que el resultado en sí mismo. Maravillosa frase del genio de la pintura que fue Giotto: “Y yo me pregunto, ¿por qué tanto esfuerzo en crear una obra cuando es mucho más bello intentar soñarla”, que cerraba unas de las películas de la maravillosa trilogía de la vida de Pasolini. Un abrazo y por supuesto, nada más lejos de la acritud. Al contrario: vivamos intensamente y con entrega la vida, incluso las discrepancia. Lo extiendo al resto de los compañeros y compañeras.

  • Escrito por Profesor Miyagi el 23 septiembre 2011

    Querido Tarkovski, sin duda tienes razón en lo expuesto. Tan importante es el camino recorrido como la meta a alcanzar. Retiro lo apostillado en el comentario anterior.
    Es un placer intercambiar opiniones con vosotros y, si se da el caso, rectificar en el momento oportuno.
    Saludos a todos

  • Escrito por Moloko el 26 septiembre 2011

    Vaya par de pedantes!

    ¿Qué pesa más, un kilo de Miyagi, un kilo de tarkovski o un kilo de plomo? XD

    (apoyando mi mano en la frente y oscilando mi cabeza en pausados movimientos de negación)

  • Escrito por Profesor Miyagi el 29 septiembre 2011

    Moloko ha hecho suya una de mis mejores frases: “dar cera, pulir cera”.
    Como dijo Stendhal: “El amor es una preciosa flor que hay que ir a recoger al borde de un abismo”
    ¡Cuantas veces no me habré caído yo por ese precipicio!

    Aprovecho este kafkiano comentario para abominar el palmarés del festival de cine de San Sebastián, el peor festival de cine de ¿España? (de acuerdo, el Festival de cine iberoamericano de Huelva es peor, pero permitirme la hipérbole).

    ¿Os imagináis un infierno peor que una película de Terrence Malick? ¿Y un averno más terrorífico que dos horas soportando muecas de dolor de Sean Penn? Si sumamos ambas cosas la operación aritmética no tiene error: Palma de oro de Cannes.

    En la siguientes elecciones de noviembre votaría a un partido que denegara cualquier tipo de subvención. El cine que se auto subvencione. Y si no da dinero, que sólo hagan cine los cineastas que saben quñe es lo que el publico quiere ver.

    ¿Para cuando Willy Toledo tertuliano de Sálvame? Sus memeces no tendrían rival.

    Excelente artículo de cine de Irudi. Es tan bueno, que sólo tiene 14 comentarios. Si el mismísimo François Truffaut se levantara de los muertos y escribiera un artículo en cinechat, no lo comentaría nadie. Todos dejarías vuestros comentarios para otro artículo del tipo “qué amiguitos somos todos”.

    Un saludo cordial a todos.

  • Escrito por tarantino el 30 septiembre 2011

    Profesor Miyagi tu dejaste algunos comentarios en el artículo de “los amiguitos” como tu mismo lo llamas, así que tu también colaboraste.

  • Escrito por Vicenta Berruguillo el 30 septiembre 2011

    Stendhal, Kafka, Malick, averno, aritmética, Truffaut,… unas cuantas palabras de culto, mezcladas sin demasiada coherencia, proporcionan a este caballero un aura de elitismo mal entendido que permite ocultar su incapacidad para amar y mucho menos para funcionar en la cama. Si, amiguitas, a Miyagi no se le levanta. Es lamentable tener que cobrarle el servicio para al final acabar escuchando sus peroratas cinéfilas tumbados sobre el lecho, mientras pienso en la lista de la compra, la cita con el callista y en lo pesado q es… Pero bueno, esfuerzo que me ahorro.
    En cuanto a los artículos de “qué amiguitos somos todos”, no nos hacemos responsables de los comentarios, de hecho, me sorprende que no nos hayan linchado…
    Tarkovski, aún le espero.
    Tarantino, sonríe, que no te veo.
    Elías, te regalaré un desatascador de retretes.
    Vanilla, baja al garaje, hay una ola de robos.
    Hepburn, se vende la perla peregrina de Elizabeth Taylor.
    Raziel, pelo pico pata.
    Cineclub, vuelve a las mañanas.
    Socool, ya tomo valium 5 cuando entras.
    Magenta, bendita sea tu vela.

  • Escrito por Dora el 30 septiembre 2011

    Pienso que un artículo tan bien escrito y tan bonito, es injusto que dejeis estos comentarios, tan inadecuados y que además nada tienen que ver con ello. Para empezar deberiais agradecer a nuestra compañera chatera que nos deleite con esa maravilla. Segundo , sugiero a la jefa que haga un apartado para que todos esos comentarios que no vienen “a cuento” se pueden dejar escritos y los puedan leer las personas que quieran(asi no podreis decir que hay censura).Y para acabar, amiga Irudi, como dije en un anterior comentario, tu sigue escribiendo y ni caso a esa pandilla. Besossssss

  • Escrito por Profesior Miyagi el 30 septiembre 2011

    Excelente idea de Dora. Pero permítete ir un poco más allá. Yo propongo un chat en el que sólo se haga lo que no moleste a al estricto código moral de Dora. Ella sabe mejor que todos nosotros lo que “viene a cuento” y lo que no. Con esto ganaríamos todos en decencia y en recato.
    Podríamos, en vez de jugar a las pelis, jugar a ver quien inventa el halago más bonito. Sería obligado dar saludos muy largos a todo el que entre en el chat, aunque casi no lo conozcamos. No se debe criticar a nadie, salvo que sea en un privado, porque, ya sabéis, “ojos que no leen”…
    En este chat no tienen cabida la inventiva, ni la ironía, ni la originalidad, no el conocimiento.
    Espero que se abre cuanto antes dorachat.es, el punto de encuentro para todos los cinefilos que nunca hablan de cine.

    Vicenta: Eres genial, nunca cambies.
    Tarantino: Sabes que te aprecio.
    Tarkovski: te espero con el revólver cargado.

  • Escrito por Elías el 1 octubre 2011

    ya vaaaaaaaaaaaaaaale tíos … Centraos más en el artículo de Irudi que realmente merece pertinentes comentarios ¿A cuenta de qué vienen Stendhal, Willy Albacete, Giotto, Kafka, Pasolini sin relación alguna con el sentido artículo sobre Kubrick de Irudi?

    Estáis aprovechando el artículo de Irudi para tiraros el rollo, para lucimiento personal. Mientras el artículo de la vasca para mí es como El espíritu de la colmena de Erice, los vuestros, Tarkovski y Miyagi son para mí como Top Gun, un vehículo de promoción para Tom Cruise.

    Sin acritud, como diría mi estimado jackito. Besos y abrazos para todos.

  • Escrito por Dora el 4 octubre 2011

    Ya que la jefa publica cualquier comentario, supongo que también publicará este. Lo siento por ti estimada Irudi (no mereces esto). Me dirijo al profesor Miyagi (Zabaltegui) para decirle que puede seguir con sus pedanterias y gracias por decirme que no se nada de cine (eso lo he dicho yo muchas veces)….será que Ud. solo habla de cine en el chat?. Y no hace falta que me creen una sala para mi sola, sé perfectamente cuando debo estar y cuando no. Gracias a los que me habeis hecho pasar unos ratos agradables….Besoss

Comentarios, críticas, opiniones.


nuevo